consejos cepillado dental

Consejos para un correcto cepillado de dientes

En principio, todos deberíamos de hacerlo correctamente, pero no es así. Es más, en nuestra clínica comprobamos que muchos de nuestros pacientes no lo hacen y les tenemos que dar una serie de pautas. Nos referimos obviamente al cepillado de los dientes.

Muchas personas se piensan que simplemente hay que poner pasta en el cepillo de dientes y restregar sobre las piezas dentales, durante un rato. Se enjuaga y listo, ya está la boca limpia. La realidad es bien distinta.

Por eso, en el post de hoy os vamos a hablar de cómo hay que cepillarse los dientes de forma correcta. Puede que parte del problema, precisamente, resida en que hablamos de “cepillarse los dientes”, cuando deberíamos de referirnos a cepillarnos la boca, no solo las piezas dentales, ¡vamos a ver por qué!

El objetivo principal del cepillado es la limpieza de toda la boca. Es decir, eliminar la suciedad alojada en nuestra boca, con el fin de evitar posibles enfermedades y problemas, desde la halitosis a la gingivits, por poner algunos ejemplos.

¿Y cuál es el principal enemigo? La placa bacteriana, formada a través de los residuos de comida que se acumulan en la boca y que hay que eliminar. De la misma forma, la acidez en la boca es un caldo de cultivo para este tipo de bacterias que tantos problemas nos pueden generar.

Pautas para el cepillado dental

Lo primero de todo, vamos a responder a una serie de dudas generales que se suelen formular acerca del cepillado dental. También vamos a intentar desmitificar algunos hábitos al respecto.

¿Cuántas veces hay que cepillarse los dientes al día?

Una de las cuestiones más habituales tiene que ver con la frecuencia del cepillado. En este sentido, lo recomendable es cepillarse los dientes 3 veces al día, tras el desayuno, la comida y la cena. De igual manera, conviene recordar que el cepillado más importante es el de la noche, ya que la acidez se puede mantener muchas más horas y, al dormir, nuestra boca saliva menos, haciendo que los residuos se queden pegados a la boca.

¿Cuándo cepillarse los dientes?

Existe la creencia de que lo mejor es cepillarse los dientes tras haber comido. Sin embargo, no tiene que ser inmediatamente después. Es más, es preferible que pase un rato. Esto se debe a que, inmediatamente después de comer, el nivel de acidez en la boca es muy elevado. Es decir, el pH es menor.

Al cepillarse inmediatamente después, lo que podemos conseguir es que la acidez se pegue con mayor fuerza en nuestra boca, “fomentando” la aparición de bacterias. Para que eso no suceda, lo mejor es cepillarse una vez se haya recuperado el pH de nuestra boca, una hora aproximadamente más tarde de haber comido. Si quieres quitarte un resto inmediatamente, lo mejor es utilizar hilo dental o enjuagarse la boca con agua.

Material para el cepillado

Normalmente, se utiliza un cepillo de dientes y la pasta dentífrica. Si se hace de forma adecuada, podría ser suficiente, pero hay veces que es mejor contar con más ayuda. Por ejemplo, podemos contar para nuestro cepillado con hilo dental o un cepillo interdental. Por otro lado, puedes hacer uso de colutorio para la eliminación de bacterias, pero no tras cada cepillado. Con esto, lo que conseguiremos es destruir la flora bacteriana, beneficiosa para evitar infecciones bucales.

El cepillado de dientes, paso a paso

Ahora, vamos a ver cuál es la técnica de cepillado más adecuado y cómo hacerlo para asegurarnos de que nuestra boca goce de una buena salud.

Empezar con los restos entre los dientes

Los principales residuos que se alojan en la boca se encuentran entre las piezas dentales. Por eso, no tiene mucho sentido centrarse en la parte frontal de las piezas dentales, aunque sean las más visibles. Mediante un hilo dental o un cepillo interdental, hay que ir a estos espacios para eliminar esos residuos, denominados como surco gingival.

Movimiento vertical en el cepillado

Asimismo, se puede cepillar con movimientos verticales y el cepillo “normal” con una inclinación en la zona de la base de la pieza dental y la encía. ¡Ojo! Este proceso para eliminar los restos se tendrá que hacer sin pasta de dientes, simplemente habiendo mojado un poco el cepillo.

Con pasta de dientes

Una vez se han quitado los restos, es hora de limpiar la boca con pasta de dientes en el cepillo. De nuevo, podemos centrarnos en la zona interdental y encías, así como la zona anterior y frontal de las piezas dentales.

Limpiar toda la boca

Tras un cepillado habitual de las piezas dentales, muchas de las bacterias eliminadas se depositan en otras zonas de la boca, principalmente en la lengua. Por ello, conviene cepillar esa zona y enjuagar la boca posteriormente.

Como puedes ver, es muy fácil cepillarse los dientes de forma adecuada. Eso sí, conlleva un tiempo mayor del habitual, pero es necesario para tener una boca sana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 8 =