atricion dental

Atrición Dental: qué es y síntomas

Existen multitud de tipos de alteraciones bucales con distintas consecuencias para el paciente. La mayoría de ellas son patologías desconocidas para las personas en general, algo que debe erradicarse, ya que si éstas fueran conocidas, algunas podrían ser prevenidas y también favorecerían el pronto diagnóstico.

Es por ello que hoy os vamos a hablar de una de ellas la atrición dental.

Imagen de Wavebreakmedia

¿Qué es la atrición dental?

La atrición dental es el desgaste de la estructura dentaria como resultado del contacto de los dientes, lo que provoca una pérdida irreversible de los tejidos duros de la superficie del diente.

Esta patología  puede aparecer tanto en la cúspide molar  o en los bordes incisales y su gravedad puede variar según la edad del paciente, la fuerza con la que mastica, la resistencia periodontal y el grado de mineralización del esmalte.

Las consecuencias de la atrición dental no solo son estéticas, algo importante, sino que además afecta a la funcionalidad de los dientes, ya que el diente queda más pequeño y el esmalte afectado.

Síntomas de la atrición dental

Como síntomas de la aparición de la atrición dental tenemos en un primer momento la aparición del desgaste en la parte de las muelas que se utilizan para masticar. A continuación, se empezará a perder parte del diente en la cúspide quedando así más lisas.

Si nos centramos por etapas, la primera de ellas el desgaste se limita al esmalte, más adelante se expone la dentina que es la capa interna y blanda.

Causas de la atrición dental

La causa principal de la atrición dental es el contacto entre los dientes durante un periodo de tiempo. Sin embargo, también existen otras causas que provocan la aparición de esta patología.

Entre ellas nos podemos encontrar las siguientes:

  • Envejecimiento de la edad, ya que el desgaste se incrementa con la edad
  • Masticación con una fuerza elevada
  • Bruxismo
  • Mala colocación de los dientes que provocan que el contacto entre ellos no sea el adecuado.
  • Una mala dieta
  • La atrición dentaria puede afectar tanto a mujeres como a hombres, pero existe más predisposición en el sexo masculino.
  • .

Tipos de atrición dental

Entre los tipos de atrición dental tenemos que diferenciar dos tipos:

  • Atrición fisiológica: Es una de las más comunes y es aquella que no afectan factores externos, salvo el paso del tiempo y la edad. Es aquella, por tanto que ocurre de forma progresiva, fruto simplemente de la edad y el uso normal de los dientes.
  • Atrición patológica: Este tipo de atrición es aquella fruto de otra patología que no es la edad, tal como el bruxismo o una mala posición de los dientes.

Tratamiento para la atrición dental

Lo primero que debemos saber es que la atrición dental no hace falta ser tratada a no ser que el paciente sufra de sensibilidad dental, que en ese caso sí que habrá que tratar dicha patología.

Por tanto, la atrición que si que se trata es la patológica. Pues bien,  aunque es cierto que muchos casos pueden solucionarse cambiando algún hábito y evitando algunos alimentos  ácidos, si la atrición dental está más avanzada se debe tratar, siempre dependiendo de la causa de su aparición.

En caso de bruxismo se deberá colocar una férula de descarga, si por el contrario la causa de la atrición dental es derivada de una mala colocación de los dientes, se deberá colocar ortodoncia para recolocar los dientes.

En caso de que los dientes estén muy dañados o incluso se hayan perdido habrá que realizar una reposición dentaria bien rehabilitando el diente o colocando una pieza nueva.,

tipos injertos oseos

Tipos de Injertos Óseos Dentales

Puede suceder que por diferentes razones, alguna vez en tu vida, necesites realizarte un implante dental, pero que ese implante sea difícil colocarlo por contar con defectos óseos en el hueso maxilar o mandibular.

Pues bien, si te encuentras en esta situación no te preocupes, porque existe una solución al problema y es utilizar un injerto óseo dental.

¿No habías oído hablar de ello? Pues sigue leyendo porque te contamos en qué consiste y qué tipos podemos encontrar.

¿Qué es el injerto de hueso dental?

Como ya hemos adelantado, el injerto de hueso dental es una muy buena alternativa para solucionar aquellos casos en los que no se puede colocar un implante dental por falta de hueso.

En sí, el injerto óseo dental es una técnica quirúrgica que tiene como finalidad aumentar la cantidad de hueso del paciente para así conseguir restablecer el soporte dental y poder así colocar un implante dental.

Los huesos óseos que se suelen utilizar para el injerto de este tipo son de origen sintético o animal.

Tipos de injertos de hueso dental

Podemos encontrar los siguientes tipos de injertos de hueso.

Autoinjertos

Este tipo de injertos utiliza  el hueso de otra zona del propio paciente.  Es decir, que el hueso para el injerto se obtiene del propio cuerpo del paciente. En concreto, se suele obtener de la misma cavidad oral como por ejemplo el mentón o la mandíbula. En casos de necesitar más cantidad de injerto se suele acudir a la cresta ilíaca, cadera o incluso la tibia.

Los Autoinjertos o también conocidos como injerto autólogo, están muy bien valorados ya que  evita rechazo inmunológico al ser del propio paciente el material utilizado. Además, permite el trasplante de células vivas lo que evita la trasmisión de enfermedades infectocontagiosas.

Si tenemos que decir algo negativo de este tipo de injertos, es que al hacerse dos intervenciones el tiempo de recuperación es mayor que el resto.

Aloinjertos

Este tipo de injertos es parecido al anterior, pero se utiliza el hueso de una tercera persona. Es decir, se injerta el hueso de otra persona, no del propio paciente. Normalmente se obtienen de personas donantes fallecidas, cuyos restos están esterilizados.

El Aloinjerto es utilizado sobre todo en aquellos casos que es necesario rehabilitar defectos en el hueso del paciente.

Aunque este tipo de injerto está muy bien, conlleva un riesgo, y es que al ser de otra persona que no es el paciente existe la posibilidad de trasmisión de enfermedades o rechazo del tejido.

Isoinjerto

Parecido al anterior, este tipo de injerto también se obtiene de otra persona diferente al paciente, pero en este caso se hace de otra persona que tiene una relación genética con el paciente.

Xenoinjertos

Por último, tenemos los xenoinjertos. Este tipo de injertos no provienen de una persona, sino que provienen de la extracción de minerales procesados y eliminación de antígenos del hueso de un animal, bovino o equino.

Este tipo de injertos no presenta prácticamente ningún riesgo para la salud del paciente.

Injerto aloplástico

Como se puede adivinar, se trata de un injerto sintético. Es decir, estamos hablando de un injerto elaborado con materiales artificiales.

En general, los injertos alopásticos son utilizados para aquellos casos en los que ha habido un rechazo de otro tipo de injerto, normalmente biológico.

Asimismo, están hechos de cristales bioactivos, cerámica o polímeros.

agujeros dientes muelas

Agujeros en Dientes y Muelas: Causas y Síntomas

Hoy os vamos a hablar de un tema que trae muchos quebraderos de cabeza a nuestros pacientes y es la aparición repentina de agujeros en los dientes o muelas.

Estos agujeros pueden aparecer a cualquier edad, desde bien pequeños, y causar muchas molestias, por ello es importante prestar atención y en cuanto se note la aparición de esos agujeros acudir a un odontólogo para que lo revisen y lo traten.

¿Qué causa agujeros en los dientes?

Cuando nos notamos un agujero en el diente, lo primero que nos preguntamos es: ¿Qué le pasa al diente? ¿A qué es debido?

Pues bien, la principal causa de la aparición de agujeros en los dientes o en las muelas es debida a la acumulación en exceso de placa bacteriana, la cual aparece por mantener una mala higiene bucal.

Esto es así, pues la placa bacteriana genera ácidos que van destruyendo el esmalte del diente, y creando pequeños agujeros que provocan vacio en el diente y creando por tanto las conocidas caries.

Es importante acudir al dentista en el momento que aparecen las caries para tratarlas. En la mayoría de casos, darse cuenta cuando aparecen es complicado, porque empiezan a aparecer pero con agujeros muy pequeños por eso hay que prestar mucha atención a la dentadura cuando al lavarse los dientes.

Síntomas  que pueden señalar  si tienes una muela picada o una caries

Los síntomas varían en función de la causa de la aparición del agujero. No obstante, como normalmente se trata de una caries, a continuación te contamos  cuales son los síntomas que suelen darse cuando se tiene una caries.

  • Sensibilidad dental al calor y al frío
  • Dolor en la zona. Este síntoma es el más común.
  • Rotura de trozos del esmalte dental.
  • Cambio de color del diente afectado
  • Mal sabor de boca o mal olor
  • Bulto en la encía en caso de haberse originado una infección que afecte al hueso y encía
  • Aparición de agujeros.

Si tienes alguno de estos síntomas y piensas que puedes tener una caries o un diente picado debes acudir inmediatamente a que te revise tu dentista.

Tratamiento para las caries o agujeros en el diente

Dependiendo de  la profundidad de la caries se debe realizar un tratamiento u otro. Por lo que lo primero que se realiza es un estudio del estado del diente y de la profundidad de la caries para poder saber el modo de tratarla.

Entre los tratamientos que se pueden dar para solucionar una caries tenemos los siguientes:

  • Reconstrucción simple con empaste de composite. Es a lo que se conoce como empaste. Este tipo de tratamiento es el que se realiza cuando el agujero es superficial y no ha llegado a dañar el nervio del diente.
  • Este tratamiento se da cuando el daño a llegado al diente. La endodoncia ayuda a eliminar el dolor para luego reconstruir la muela o el diente
  • Extracción de la pieza. Este caso se da cuando el diente está totalmente dañado, por lo que se decide extraer totalmente la pieza.

En definitiva, es importante atender de forma precoz una caries y acudir al dentista en cuanto se detecta.

En caso de que la caries este superficial, se tratará a través de un empaste, sin embargo si la caries avanza será necesario realizar una endodoncia o incluso una extracción de la pieza.

Prevención ante la aparición de agujeros en los dientes

La aparición de caries es algo muy común, pero también es muy fácil prevenir su aparición. En concreto, podemos señalar que existen dos claros factores para prevenir las caries: La higiene dental y la dieta.

En cuanto a la higiene dental, ésta para que sea correcta y pueda prevenir, entre otras cosas, la aparición de caries, debe estar compuesta por un cepillado de los dientes exhaustivo de al menos  tres veces al día, además de utilizar hilo dental u otros utensilios para eliminar restos de comida de lugares donde el cepillado normal no llega ( cepillado interproximal o interdental). Además se debe realizar revisiones con el dentista al menos un vez al año.

En cuanto a la dieta, ésta es muy importante, pues hay alimentos que favorecen la aparición de placa y con ella las caries, como pueden ser las bebidas y zumos azucaradas. Se debe evitar este tipo de bebidas con azucares y evitar los dulces y caramelos.

A parte de un buen cepillado y una buena dieta, también existen productos que ayudan a prevenir las caries como pueden ser los selladores dentales o el flúor a través de pasta de dientes o enjuague bucal.

como saber huele aliento

Cómo saber si te huele el Aliento

La halitosis, o mal aliento, es una patología que la padecen una de cada tres personas  al menos una vez a lo largo de su vida.

Esta patología puede ser transitoria o puede mantenerse durante mucho tiempo,  lo que puede provocar problemas sociales a la persona que la padece.

Normalmente suele aparecer por una mala higiene bucodental o por haber comido determinadas comidas, como picante, pero también puede ser síntoma de otro tipo de enfermedades.

Es importante, por todo ello saber si se padece mal aliento o no, pero te preguntarás: ¿Cómo puedo detectarlo yo mismo?

Pues bien, esto aparentemente puede parecer complicado, pero nada más lejos de la realidad, a continuación, te contamos cómo puedes saber si te huele el aliento.

Formas para saber si te huele el aliento

No te vuelvas loco buscando cómo puedes saber si padeces halitosis, a continuación, te contamos varias formas para poder detectarlo tú mismo.

Oler tu propio aliento

Para saber si tienes buen o mal aliento basta con olerte tu propio aliento. ¿Cómo lo hago? Te preguntarás, pues bien, es muy fácil. Simplemente debes cubrir con ambas manos(formando una copa) tu boca y la nariz y exhalar aire.

De esta forma el aire o aliento que sale de tu boca va directamente a tu nariz y así podrás comprobar el olor de tu aliento.

Aunque esta forma de revisar el aliento es una de las más discretas, no es del todo efectiva y precisa.

Oler la saliva

Otra forma de saber si te huele mal el aliento es oliendo tu propia saliva.Para ello basta con que te chupes la muñeca con la parte más profunda de la lengua que puedas y lo dejes secar unos segundos.

Cuando esté ya seco puedes olerlo, ya que tal como huela en ese momento esa zona es como te huele el aliento.

Pregunta a otra persona

Sin duda, la forma más rápida y más efectiva para saber si te huele bien o mal el aliento es preguntando a otra persona, ya que ella puede percibirlo con mejor precisión.

Eso sí, para que te sientas a gusto es mejor que le preguntes a una persona de confianza, ya que este tipo de patologías puede provocar inseguridad.

Fíjate en tu lengua

Una de las causas del mal aliento son las bacterias y determinadas células que pueden estacionarse en la lengua, llamándose saburra lingual, es por ello fundamental examinar la lengua y ver si ésta presenta la parte superior blanca o amarilla.

Es decir,  si tienes la lengua blanca o amarilla es muy probable que tengas mal aliento.

Ten en cuenta los síntomas

Padecer algunos síntomas como la boca seca o el mal sabor de boca puede provocar mal aliento, por lo que si tienes esos síntomas es muy probable que te huela el aliento.

En cuanto a la boca debes saber que la boca que esta seca provoca de por sí mal olor.  Por otro lado, en cuanto al mal sabor de boca, si lo padeces sobre todo por las mañanas es síntoma claro de halitosis.

Prueba de mal aliento

En el mercado existe un kit que puedes comprarte y que te dice si tienes mal aliento o no.

Hay varios tipos de kit pero el más común se compone de una tira que se aplica a la lengua. Si esa tira cambia de color significa que existe mal aliento.

¿Cómo tener un buen aliento?

En caso de que el mal aliento no proceda de una enfermedad, el mal aliento se puede evitar. Para ello basta con seguir los siguientes consejos:

  • Llevar una buena higiene bucodental. Es decir cepillarse al menos tres veces al día los dientes y utilizar hilo dental.
  • No comas determinados alimentos, como la cebolla, ajo o comidas picantes.
  • Evita beber alcohol, ya que deja la boca seca y con ello aparece el mal aliento.
candidiasis oral

Candidiasis Oral: qué es, síntomas, tratamiento y prevención

¿Alguna vez has oído hablar de la candidiasis oral o de los hongos en la lengua? Si la respuesta es negativa, sigue leyendo porque hoy os hablamos de esta enfermedad.

La infección de candidiasis oral normalmente suele derivar en la formación de hongos en la lengua. Las estadísticas cifran en un 60% las personas adultas las que portan el hongo Cándida en sus bocas.

Fotografía de Freestockcenter

¿Qué es la Candidiasis oral?

La candidiasis oral es una infección  micótica que se origina en las mucosas de la boca  y que se origina por consecuencias de una proliferación descontrolada del hongo Candida Albicans.

Cuando el sistema inmunitario trabaja de forma adecuada, éste expulsa los organismos invasores y hongos dañinos que habitan en el cuerpo, sin embargo cuando este sistema falla, es cuando prolifera la candidiasis oral.

Para que esto suceda pueden ayudar diferentes factores como los siguientes:

  • Tratamientos contra el cáncer como quimioterapia
  • Ingesta de determinados antibióticos
  • Ingesta considerable de carbohidratos
  • Problemas nutricionales
  • Mal uso de dentaduras postizas
  • Sistemas inmunitarios debilitados
  • Diabetes
  • Tratamiento con corticoesteroides
  • Déficit en la producción de saliva

Las personas de edad avanzada y los bebes lactantes tienen mayor prevalencia a esta infección.

Síntomas de la Candidiasis

Normalmente, la candidiasis oral suele manifestarse con placas blancas en la lengua o en el interior de las mejillas, pero podemos encontrar muchos más síntomas, como los siguientes:

  • Zonas alrededor de la boca enrojecidas
  • Aparición de manchas blancas en la lengua
  • Sangrado leve si las lesiones se frotan o rascan
  • Sensación algodonosa en la boca
  • Dolor agudo en la boca
  • Formación de boqueras en las comisuras de los labios
  • Molestias en la garganta
  • Disfagia o complicación a la otra de tragar
  • Mal sabor de boca
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Formación de llagas en la lengua.

En general, en las personas sanas los síntomas suelen ser leves, sin embargo en personas con el sistema inmunitario debilitado pueden padecer síntomas más graves.

Prevención de la Candidiasis

Teniendo ya las causas claras de la aparición de la candidiasis oral y de los hongos de la lengua, debemos prestar  realizar todo lo posible para prevenir su aparición.

A continuación, os mostramos algunas medidas para prevenir esta patología.

  • Enjuagarse la boca: Es fundamental realizar esta acción sobre todo si utilizas inhalador corticoesteroide. Puedes enjuagarte con agua salada tibia.
  • Realizar una higiene bucal adecuada, en la que al menos te cepilles dos veces al día los dientes.
  • Controlar la dentadura postiza. Es fundamental que la dentadura postiza se fije correctamente, no realice roces, y se limpie adecuadamente.
  • Limita la ingesta de alimentos con azúcar. Esto todavía cobra más importancia si eres diabético
  • Controla si tienes candidiasis vaginal
  • Trata la sequedad en la boca
  • Acude al dentista con regularidad

Tratamiento de la Candidiasis

La finalidad principal del tratamiento de la candidiasis oral es paralizar la propagación del hongo, por lo que se pondrá un tratamiento para ello siempre y cuando teniendo en cuenta otros factores como la edad, el estado de salud y la causa.

En general y siempre dependiendo de la gravedad, se suele administrar antifúngicos o antimicóticos a través e enjuagues o por vía sistémica.  En concreto los hongos en la lengua suelen ser tratados durante tres semanas.

En el caso de bebés,  no suele ser necesario tratamiento, ya que se cura sola.

Es vital también, eliminar la causa de la infección.

En casos graves, si no se trata la infección, ésta puede provocar consecuencias graves como infecciones sanguíneas, infección de huesos o incluso peritonitis.

llagas encias

Llagas en las Encías: tipos y síntomas

Prácticamente, a todas las personas les han salido alguna vez a lo largo de su vida llagas en la boca. Estas llagas son molestas, dolorosas e incomodas y a veces nos hacen la vida un poco más difícil, por lo que seguro que si te dijeran si quieres saber qué es lo que las causan,  la respuesta es afirmativa.

Las llagas pueden salir en cualquier zona de las mucosas de la boca, como son la lengua, las mejillas, el paladar, el interior del labio y las encías.

Fotografía de Zinkevych

En este último lugar es en la zona más habitual donde se provocan este tipo de lesiones y el tipo de llagas que nos vamos a centrar hoy para conocer mejor.

Recuerda que, si tienes un problema periodontal, te podemos ayudar en nuestra clínica dental, ¡consúltanos sin compromiso!

¿Qué son las llagas en las encías?

Las llagas son aftas bucales que se forman en las mucosas de la boca, en concreto en este caso en las encías.  Estas aftas tienen un aspecto blanquecido que suelen tener un reborde enrojecido y provocan al paciente molestias y dolor, sobre todo cuando mastica o come. En algunos casos puede afectar incluso a la hora de hablar.

Normalmente, las llagas en las encías no necesitan tratamiento odontológico, ya que suelen desaparecer a las dos semanas aproximadamente.

Es importante añadir, ya que es algo que preocupa mucho, que las llagas en las encías no son contagiosas.

Síntomas y Tipos de llagas que nos podemos encontrar en las encías

Es muy habitual que el paciente sienta una sensación de picazón o de ardor donde posteriormente le vaya a salir una llaga. Sin embargo, lo que caracteriza a los tipos de llagas en la encía  es la sintomatología que presentan además de la ya referenciada.

En concreto, podemos distinguir las siguientes:

  • Aftas herpetiformes: Este tipo de llega no aparece de forma individual, sino que suele aparecer en grupos. Es por ello que muchas veces parece que se tenga una llaga muy grande, cuando en realidad son muchas llagas pequeñas juntas. Estas aftas suelen aparecer en personas mayores y no dejan marcas cuando cicatrizan.
  • Aftas mayores: Estas llagas son bastante más grandes que las aftas menores y suelen dejar cicatrices. Es importante añadir que este tipo de llaga tarda a curarse. Es más, existen casos en los que pueden tardar en torno a un mes.
  • Aftas menores: Estas llagas son las que menos molestias ocasionan y suelen desaparecer entre una y dos semanas. En cuanto a su presencia, ésta suele presentar un reborde enrojecido y son ovaladas.

Causas de la aparición de las llagas

¿Cuáles son las causas de la aparición de las llagas en la encía de una persona? Pues bien, esta pregunta es la gran incógnita de los expertos en la salud oral, ya que a día de hoy todavía no se ha podido determinar cuál es lacausa de la aparición de llagas ni en las encías, ni en cualquier mucosa de la boca.

Sin embargo, sí que se han podido identificar determinados factores que hacen que aparezcan estas llagas.

Entre ellos podemos destacar las siguientes:

  • Utilización de prótesis dentales que no están bien ajustadas
  • Cepillado dental brusco
  • Mordeduras accidentales
  • Traumatismos bucales
  • Ingerir comidas o bebidas muy calientes.
  • Ingerir fura cítrica
  • Estrés o ansiedad
  • Cambios hormonales durante el embarazo, pubertad o menopausia.

La aparición de llagas también puede ser derivadas de determinadas enfermedades o trastornos como la celiaquía, enfermedades intestinales o un sistema inmunitario defectuoso.

Para evitar y prevenir la aparición de llagas en las encías os recomendamos que  mantengáis una buena higiene bucal y utilicéis cepillos suaves. Además, también favorece tomar alimentos ricos en vitamina B, hierro y zinc.

En caso de aparecer muchas llagas o que éstas no desparezcan en su totalidad pasadas las semanas, es recomendable acudir al odontólogo para poder determinar el porqué no cicatrizan adecuadamente

cuidados endodoncia

Cuidados después de una Endodoncia

¿Has padecido alguna vez caries o la estás padeciendo actualmente? Quien ha tenido alguna vez en su vida caries, seguro que sabe a que nos referimos cuando hablamos de endodoncia.

Pues bien, en el artículo de hoy os vamos a contar cuáles son los cuidados que hay que llevar a cabo tras la realización de una endodoncia.

¿Qué es una endodoncia?

Si no has padecido caries todavía y no sabes que es una endodoncia, no te preocupes que te explicamos de qué se trata.

Pues bien, la endodoncia es el procedimiento que se utiliza para eliminar, de forma parcial o total, la pulpa del diente para luego sellarlo. Normalmente las endodoncias se realizan cuando existen caries. No obstante, también pueden realizarse cuando existe algún traumatismo como la erosión o el desgaste del diente.

Para la realización de la endodoncia es necesario anestesiar la zona a tratar y a posteriori es probable que se sienta molestia en el diente durante al menos 2 o 4 días.

¿Qué cuidados realizar tras una endoncia?

Aunque la intervención de la endodoncia es algo sencillo y muy común. Ésta requiere a posteriori unos cuidados  mínimos necesarios para un buen resultado.

Entre los cuidados a realizar, debemos destacar los siguientes:

  • Durante la anestesia, debes de tener cuidado para no morderte el labio o la lengua. Es aconsejable esperar a que desaparezca totalmente el efecto de la anestesia para empezar a masticar. La anestesia suele desaparecer a las 2-3 horas.

 

  • Los días inmediatamente posteriores a la endodoncia es aconsejable tomar medicación analgésica o antiinflamatoria para evitar posible sensibilidad en la zona o dolor.

 

  • Tras la intervención, no debes de comer alimentos duros para evitar posibles fracturas. Esto es así porque puede suceder que se fracture el diente al quedar totalmente expuesto. Tampoco es recomendable comer chicles o cualquier alimento que pueda adherirse al diente.
  • Debes cepillarte de igual modo los dientes y mantener una buena higiene bucal para así evitar infecciones, entre otras patologías. Debes utilizar una pasta con flúor y enjuague.

 

  • Debes evitar masticar por el lado de la boca donde se ha realizado la endodoncia al menos los primeros días.

 

  • En el cepillado dental, debes de utilizar también hilo dental para así limpiar de forma concienzuda todas las zonas del diente.

 

  • Acudir al odontólogo cada 6 meses para evitar que aparezcan más caries.

 

  • Es recomendable no demorar la reconstrucción del diente después de haber realizado la endodoncia.
inflamacion encias dentista

Encías Inflamadas: causas y Tratamientos

Una encía sana debe presentar un aspecto de color rosáceo y bien pegada al diente. Si tu encía no presenta este aspecto, sino uno de color oscuro, se encuentra inflamada o despegada del diente, es signo de que algo no va bien en tu salud bucodental y debes de acudir al dentista sin dilación.

Diseñado por Freepik

En el post que os traemos hoy os hablamos de esto, una de las patologías más comunes en la salud dental, que es la inflamación de las encías. En concreto, os vamos a hablar de cuáles son sus causas y los tratamientos que existen para erradicarla.

¿Qué es la inflación de las encías?

Las encías están hechas de tejido rosado firme y cubren toda la mandíbula. Este tejido es fibroso, grueso y lleno de vasos sanguíneos. Cuando estas encías no están sanas, éstas se empiezan a inflamar y a sobresalir o abultarse, lo que no solo puede ser molesto y doloroso, sino también poco estético.

Unas encías inflamadas también suelen sangrar e incluso despegarse del diente, lo que provoca que la sujeción del diente quede al descubierto y por ende en peligro.

Causas de inflamación de las encías

La inflamación de las encías,o también llamada inflamación gingival, puede derivar de varias causas.

Gingivitis

Si tenemos que enumerar las causas de la inflamación de las encías, la primera sin duda es la Gingivitis, ya que es la causa más común.

La gingivitis es una enfermedad de las encías que produce una irritación en las encías y, por ende, que se inflamen.  El desarrollo de ésta es debido a una mala higiene dental, en la que los restos de comida se acumulan en el diente creando placa bacteriana, o también conocido como sarro y ello derivando engingivitis.

En algunas ocasiones esta enfermedad no provoca síntomas importantes y por ello muchas personas desconocen que la padecen. Sin embargo, esta enfermedad puede conllevar consecuencias graves para la salud bucodental, pues puede provocar periodontitis y la pérdida de los dientes.

Es importante coger a tiempo esta enfermedad y no dejar que derive en periodontitis, pues, la primera es reversible, mientras que la segunda no.  En cuanto a los síntomas que pueden aparecer en esta enfermedad nos encontramos, a parte de la inflamación de las encías, su sangrado, encías enrojecidas y mal aliento.

En definitiva, es importante mantener una buena higiene dental y acudir al dentista si creemos que podemos padecer esta enfermedad.

Embarazo

Otra de las causas de que las encías se inflamen es el embarazo.

Es conocido por todosque en el embarazo provoca una gran alteración de las hormonas en el cuerpo de la mujer. Pues bien, esta afluencia de hormonas provoca que el flujo sanguíneo de las encías aumente y con ello su irritación y la inflamación.

Además una mujer embarazada es más propensa a desarrollar gingivitis, por ello es esencial que se acuda al dentistaal menos dos veces durante el embarazado.

El cambio hormonal que provoca la inflamación de las encías puede ser derivado también de la pubertad y en determinadas fases del ciclo menstrual.

Ortodoncia

Sin duda otra de las causas de la inflamación de las encías es la ortodoncia. Cuando se está llevando un tratamiento de ortodoncia, ésta puede obstaculizar la higiene dental, lo que provoca que se dejen restos entre la encía y los dientes y éste provoque una inflamación gingival e incluso gingivitis.

Es por ello, que es vital, no solo cuando tengas ortodoncia, sino siempre, llevar una correcta y concienzuda higiene bucal.

Desnutrición

Una causa no muy común pero que también debemos de nombrar, es la desnutrición.

Cuando se tiene deficiencia de determinadas vitaminas, como la B o la C, las encías pueden inflamarse e incluso puede provocar anemia.

Hoy en día esta causa no se suele dar en los países desarrollados, aunque es más probable que se pueda encontrar en pacientes ancianos.

Infección

Por último, otra de las causas no tan comunes pero que en ocasiones nos encontramos, es la infección.

Una infección causada por hongos o algún virus puede provocar que las encías se inflamen.

Tratamiento para la inflamación de las encías

Tener las encías inflamadas no es algo extraño, es más, la mayoría de personas al menos una vez en la vida van a padecer estas inflamaciones.

Es por ello, que lo primero que debemos saber es que esta patología tiene tratamiento, por lo que si mantienes una inflamación de encías durante dos semanas debes acudir al dentista para empezar cuanto antes el tratamiento correspondiente.

El especialista, lo primero que hará es preguntarte cuáles son tus síntomas y alguna cuestión personal para poder determinar la causa de la inflamación. Además también podrá  realizar otras pruebas como, radiografías de la boca o análisis de sangre para descartar una infección.

Una vez que se diagnostique la causa de la inflamación, se establecerá un tratamiento específico para primero, erradicar la causa y después desinflamar las encías.

Entre los tratamientos que puede realizar el dentista podemos encontrar,  el suministro de enjuagues con clorhexidina, realización de cirugía, raspado o alisado radicular, entre otros.

sabor metalico boca

Sabor Metálico en la Boca: la Disgeusia y posibles causas

¿Alguna vez has notado un mal sabor de boca o un sabor a metálico? Aunque esto no es muy habitual, sí que es cierto que algunas personas sienten esta sensación alguna vez en su vida.

Esta alteración del gusto también se denomina “disgeusia” y se trata de un trastorno que hace que la persona tenga sensación de tener un sabor malo en la boca, salado, rancio o metálico.

Este trastorno, normalmente, no suele ser grave, pero si persiste en el tiempo es necesario contactar con un médico porque puede ser síntoma de un problema más grave de salud.

Por ello te contamos las posibles causas de tener un sabor metálico en la boca.

Causas de un sabor metálico en la boca

Tener un sabor metálico en la boca puede llegar a ser muy desagradable e incluso puede provocar que se pierda el apetito. Por tanto, que éste perdure en el tiempo no es algo que entusiasme a los que lo padecen.

Para poder hacer que desaparezca el sabor metálico en la boca, lo primero que debemos saber es cuál es la causa que lo ha provocado, por lo que a continuación os contamos cuáles son las posibles causas de su aparición.

Higiene oral insuficiente

Realizar una limpieza cuidadosa y exhaustiva de la boca en la que se preste atención no solo a lo dientes, sino también a  lengua y a las encías, es vital para que no aparezcan enfermedades como la gingivitis, periodontitis o caries

Estas enfermedades o infecciones que acumulan placa bacteriana no solo ponen en riesgo la salud y posibilitan la caída de dientes, sino que además provocan tener un mal sabor de boca y sabor metálico.

Es por ello que esta puede considerarse como una de las causas de sabor a metálico más comunes y que además es más fácil poder diagnosticar y tratar. Solo se debe de tener una buena higiene dental.

Efectos secundarios de medicamentos

Otra de las causas más comunes en la aparición de este trastorno es la administración de determinados medicamentos y es que existen un gran número de medicamentos que pueden alterar el gusto.

Entre los medicamentos que pueden causar el trastorno del sabor metálico en la boca tenemos  determinados antibióticos, antidepresivos, antihistamínicos, antivirales, medicamentos cardiovasculares o gastrointestinales, entre otros.

En caso de tomar un nuevo medicamento y sentir ese sabor metálico es recomendable que se revise el prospecto del medicamento para determinar si la alteración el gusto es uno de los efectos secundarios de éste.

Embarazo

En el periodo de gestación, o lo que es lo mismo durante el embarazo, la mujer sufre diferentes alteraciones hormonales. Pues bien, una de las alteraciones puede ir relacionada con la alteración del gusto.

Sin embargo, al igual que otros síntomas del embarazo, éste puede no ser prolongado en el tiempo y desaparecer rápidamente.  No obstante, lo más habitual es que aparezca solo en el primer trimestre y que al superarlo desaparezca.

Para estos casos, muchas mujeres mitigan el sabor metálico masticando chicles sin azúcar.

Alergias e infecciones

La  aparición del sabor de boca metálico también puede provenir de alergias e infecciones, ya que estas pueden causar hongos en la boca, afectar a las papilas gustativas y, por ende, provocar un cambio de sabor en la boda.

Asimismo, las alergias que provocan una congestión nasal importante pueden provocar alteración en el gusto al igual que la sinusitis o la rinitis.

Trastornos del sistema nervioso y enfermedades sistémicas

Si se padecen determinadas enfermedades, tales como la diabetes, las relacionadas con el riñón o  con hígado, es posible que se tenga sabor metálico en la boca porque éste es un síntomas de dichas enfermedades.

A su vez algún trastorno del sistema nervioso que provoca un desajuste en la zona del cerebro que controla el sentido del gusto también puede derivar en un sabor a metálico en la boca.

Exceso de mineras

Puede suceder que la causa del sabor metálico sea derivado por el exceso o defecto de minerales como el cobre, zinc o hierro.

Tratamiento contra el cáncer

La quimioterapia o radioterapia son tratamientos contra el cáncer que desembocan efectos secundarios en el cuerpo y uno de ellos es la aparición de un sabor a metal en la boca.

Otras causas

Por último, este trastorno también puede ser causado por una intoxicación alimentaria, como de marisco o pescado o por el contacto de productos tóxicos.

También puede derivarse de la exposición a metales pesados, como el mercurio o plomo.

¿Cómo tratar el sabor metálico en la boca?

Como ya hemos comentado, el sabor metálico en la boca no es una enfermedad como tal, sino que es un síntoma de otra enfermedad o patología, por lo que para poder erradicarlo es necesario primero determinar la causa y eliminarla.

Para ello es fundamental acudir a un odontólogo o a un médico para que determinen dicha causa.

Sin embargo, hay unas pautas que se pueden seguir para mitigar lo máximo posible la aparición o la sensación de sabor metálico en la boca.

  • La primera de ellas, es una a la que ya hemos hecho referencia, la realización de una buena higiene bucal, no solo de los dientes, sino también de las encías y de la lengua.
  • Puedes hacer enjuagues bucales de agua y sal ya que ayudan a eliminar las bacterias de la boca
  • Debes mantenerte muy bien hidratado, bebiendo al menos 7 u 8 vasos de agua al día.
  • El consumo de cítricos y picantes estimulan la aparición de saliva y con ella se reduce el sabor a metal.
  • La ingesta de caramelos de menta, regaliz o eucalipto también ayudan a disimular el sabor a metal.
muela picada tratamiento

Muela Picada: qué es y Tratamiento

Tener problemas de caries  es algo muy habitual. Es más, diversos estudios arrojan que alrededor de un 90% de la población tiene a lo largo de su vida algún problema de caries.

Es por ello que acudir al dentista por tener una muela con caries, o también conocido comúnmente como muela picada, es algo muy frecuente.

Muchas de esas personas que acuden al dentista con esta dolencia creen que no se puede tratar una muela picada, pero nada más lejos de la realidad, a continuación te contamos cómo se puede tratar una muela con caries.

¿Qué son las caries?

Las caries son una enfermedad bucodental causada por la acumulación de bacterias en el diente que provocan su desmineralización del mismo y, por ende, provoca daños y lesiones dentales.

En cuanto a los síntomas que pueden aparecer cuando se tiene caries, podemos señalar:

  • Inflamación en la encía que rodea el diente con la caries
  • Mancha negra en el diente afectado
  • Dolor intenso
  • Agujero en el diente
  • Mal aliento o mal sabor de boca

Tratamiento de una muela picada

Es fundamental que, cuando se crea que se tiene una carie en una muela, se acuda al dentista para evaluar el estado del diente y poder tratar la muela picada de forma correcta.

Dependiendo de cada caso se podrá realizar un tratamiento u otro. No obstante, los tratamientos para muelas picadas, son los siguientes:

Tratamiento a base de flúor

Si la muela picada se encuentra en una fase inicial en la que no hay daño en el diente, sino solo en el esmalte se puede tratar dicha patología a través de tratamientos con base de flúor para repararlo. Este tratamiento es muy rápido.

Normalmente se suele aplicar sobre la muela flúor en forma de gel, espuma o liquido. En cuanto a las veces de aplicación, éstas deberán ser las que considere el dentista teniendo en cuenta cada caso concreto.

Empastes dentales

En los casos en los que la muela picada no solo tenga daño en el esmalte, sino que  además ya haya llegado a la estructura del diente y éste ya sea permanente, se puede realizar un empaste dental.

En concreto, se trata de un tratamiento en el que se  elimina la caries con una lima y se rellena la cavidad con un material resistente. Normalmente se suele utilizar resinas del color del propio diente.

Coronas dentales

Si el estado de la muela picada es muy avanzado y no sirve empastarlo porque es necesario realizar una restauración completa de la muela, lo ideal es colocar una corona dental.

Este tratamiento consiste en la limpieza del diente para luego colocar una cubierta hecha a medida encima del diente primario, lo que se conoce como coronas.

Las coronas son piezas construidas por diferentes materiales como porcelana, oro o porcelana fundida al metal.

Endodoncia

En caso de que se vea afectado el nervio de la muela, es decir, se haya dañado la pulpa del diente, es necesario realizar una endodoncia.

La endodoncia consiste en eliminar la pulpa molar, es decir lo dañado y reemplazarla con un relleno protésico.

Extracción de muelas

Por último, en caso de que no puede recuperarse la muela, es decir, en casos muy extremos la única opción que queda es la extracción de dicha muela.

Esto suele suceder cuando se acude demasiado tarde al dentista y por tanto se trata tarde la carie.

Al extraerse la muela, se deja un hueco que debe ser rellenado con un implante dental o puente, no solo porque el hueco facilita el movimiento de las piezas dentales, lo que puede modificar la mordedura y la alineación, sino también por estética.