troneras dentales

Troneras Dentales: qué son, causas y tratamiento

¿Tienes troneras dentales? Seguramente tu respuesta sea negativa porque no tienes muy claro a qué nos estamos refiriendo, pero si te preguntamos si tienes huecos entre tus dientes, seguro que la respuesta cambia.

Pues bien, a continuación vamos a hablar sobre esto, sobre las troneras, ¿Qué son y cómo se causan?

¿Qué es una tronera dental?

Seguro que si te fijas detenidamente en la sonrisa de una persona puedes avistar unos pequeños triángulos negros entre sus diente. Estos triángulos en muchas ocasiones son tan pequeños que no se puede ver a simple vista.

Pues eso, como acabamos de adelantar, las troneras dentales son esos diminutos triángulos  negros que aparecen en medio de las piezas dentales. En otras palabras, una tronera es un espacio entre dientes o interproximal que se encuentra, valga la redundancia, entre medio de  las piezas dentales.

Esta patología puede afectar a la salud de las personas, pues aunque en muchas ocasiones es meramente estético, en otras puede ser un signo de enfermedad periodontal  que hay que tener presente y tratar.

Causas de una tronera dental

Entre las causas que pueden provocar las troneras dentales tenemos que señalar las siguientes:

  • Forma triangular de los dientes: En ocasiones las piezas tienen forma triangular lo que imposibilidad a que las piezas se junten y se cubra todo el espacio. Es decir, una causa simplemente morfológica.
  • Apiñamiento dental: En ocasiones cuando existe un apiñamiento dental que es tratado con ortodoncia, cuando las piezas son alineadas pueden aparecer esos huecos entre los dientes.
  • Periodontitis y retracción de encías: Cuando se padece periodontitis por la acumulación de placa y no es tratada a tiempo, las encías se retraen, se desgasta el hueco alveolar y se crean troneras
  • Edad: la edad es fundamental, pues con el paso del tiempo los dientes se desgastan y provocan que aparezcan troneras. Éstas suelen aparecer a partir de los 35 años.
  • Diastema: la enfermedad de diastema provoca la separación de dientes y por tanto la aparición de troneras.
  • Causas genéticas: También puede suceder que aparezcan troneras por causas genéticas como existencia de frenillo labial, trastornos de erupción dental, o hiperactividad lingual.

Consecuencias de padecer troneras

Como podemos ver, las causas pueden ser meramente genéticas o estéticas, pero también pueden afectar a la salud, por lo que es importante también conocer las consecuencias que podemos tener si nuestros dientes tienen troneras.

La consecuencia más común y la que más hace sufrir a los pacientes es la merma del aspecto estético. Sin embargo, esta no es la más preocupante ya que no afecta a nuestra salud bucodental.

Las consecuencias que si que pueden afectar a nuestra salud bucodental son, por ejemplo, enfermedades como diastema y gingivitis o periodontitis,  ya que los huecos entre los dientes permiten que la plaza se acomode más fácilmente.

Asimismo, las troneras también pueden provocar que se tenga una mordida más débil, ya que éstas pueden provocar pérdida de fuerza a la hora de morder.

Tratamiento para una tronera dental

Como todas las afecciones o patologías que afectan a la salud bucodental pueden tratarse, pero el resultado siempre va a ir ligado al momento en el que se ha diagnosticado. Es decir, que es fundamental poder diagnosticar a tiempo una tronera para que el tratamiento sea más efectivo.

Para ello es aconsejable acudir al dentista al menos una vez al año.

Ahora bien, para tratar una tronera se debe seguir el siguiente tratamiento.

Primero, se debe de limpiar la pieza dental y el hueco eliminando toda la placa acumulada, a continuación se puede rellenar el hueco con resina para así solucionar el perjuicio estético.

Otro tratamiento que se suele realizar para acabar con las troneras es la colocación de ortodoncia, ya que la alineación de las piezas puede en alguna ocasión acabar con los huecos entre los dientes.

Por último, también  existe la posibilidad de colocar carillas dentales para recomponer la zona o realizar injertos de encía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cinco =