necesidad extraer muela juicio

Las Muelas del Juicio: ¿es necesario extraerlas?

¿Quién no ha oído alguna vez en su vida que las muelas del juicio es mejor extraerlas? Seguramente todos hemos escuchado esto alguna vez y es que existe el mito de que las muelas del juicio deben de ser extraídas para evitar problemas futuros.

Sin embargo, esto es, como bien  ya hemos avanzado, un mito. Las muelas del juicio no necesariamente se tienen que extraer, solo se debe hacer en determinados casos.

Para que quede más claro esto, a continuación os contamos en qué casos se tiene que extraer las muelas del juicio.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio, o las muelas cordales, son los terceros molares que crecen en nuestra boca. En concreto, son los últimos que salen en la mandíbula.  En general, suelen erupcionar a partir de los 16 o 18 años, aunque hay personas que no les erupciona nunca o que solo les nacen algunas de las cuatro.

¿Cuándo se deben de extraer las muelas del juicio?

En primer lugar hay que hacer referencia que en muy pocos casos existen pacientes mayores de 30 años que experimentan problemas en las muelas del juicio que exigen su extracción.

No obstante, sí que existen causas que exigen que las muelas del juicio sean extraídas. Recuerda que si necesitas una extracción dental, podemos ayudarte en nuestra clínica dental.

Puede que requiera una extracción de muela del juicio los siguientes supuestos.

Las muelas del juicio no tienen espacio

Una de las causas más habituales que provocan que las muelas del juicio sean extraídas es porque no se tiene suficiente espacio para que salgan.  Al no tener suficiente espacio, las muelas del juicio realizan presión en la boca, lo que provoca un gran dolor y además apiñamiento en el resto de dientes.

Al no tener espacio la muela no puede salir y puede provocar, además de lo anterior, que la muela se quede dentro de la encía provocando diversas infecciones.

Las muelas del juicio emergen en otra dirección

Otras de las causas más habituales de extracción de las muelas del juicio es que ésta emerja de una forma no correcta. Es decir, que nazca de forma inclinada u horizontal, lo que provoca también dolor, infecciones  y daño en los dientes cercanos.

También puede suceder que debido a la forma con la que está saliendo la muela, no pueda salir del todo y se quede parcialmente fuera. En este caso existe la posibilidad de padecer infecciones y enfermedades derivadas de una no correcta limpieza de boca, ya que al tener la muela a medias de salir no puede ser higienizada correctamente.

Más causas para extraer las muelas del juicio

Es importante también extraer las muelas cuando ocurran las siguientes situaciones:

  • Cuando exista inflamación en la encía alrededor de los terceros morales
  • Cuando existan caries en las muelas del juicio.
  • Si el área se enquista o aparezca un tumor
  • En casos que la ortodoncia lo requiera
  • Si se tiene que realizar un tratamiento de implantología próximo a esa muela.
  • Si existen daños que afectan al hueso.
  • Cuando existan lesiones en las piezas dentales vecinas.

¿Cuándo no se deben de extraer las muelas del juicio?

Como vemos, solo es necesario extraer las muelas del juicio si nos encontramos en algunas de las circunstancias o situaciones anteriores. Es por ello que no es necesario extraer las muelas del juicio si estas funcionan con normalidad, sin problemas, cuando las encías están sanas y cuando hay espacio suficiente para la salida de éstas.

¿Cómo saber qué debo hacer con las muelas del juicio?

Para poder determinar si una muela del juicio debe de ser extraída o no, no se puede hacer otra cosa que acudir al dentista para que éste realice una revisión y nos indique si padecemos alguna causa que recomiende extraer la muela o por si en contrario, se tiene todo correctamente y sano y no se debe de extraer.

No obstante, en algunos casos la decisión de extraer una muela o no, no siempre es muy clara, por lo que también es buena opción contar con la opinión de un cirujano bucodental.

caries infantil causas tratamiento

Caries Infantiles: causas y tratamiento

Sin duda, las caries son una enfermedad muy común en la población y la causa de muchas de las consultas que nos llegan a la clínica.

Esta enfermedad se caracteriza por afectar tanto a personas adultas como a niños. Es más, las caries infantiles son todavía más comunes, ya que los niños suelen presentar  una serie de condiciones físicas que hacen ser más vulnerables ante la aparición de caries.

Sigue leyendo para poder aclarar todas las dudas que pueden surgirte sobre las caries infantiles.

Por cierto, en nuestra clínica dental ofrecemos un tratamiento personalizado contra las caries, ¡consúltanos!

¿Qué son las caries dentales infantiles?

Las caries infantiles son una enfermedad multifactorial que afecta a niños de carácter transmisible e infeccioso, provocada por bacterias que se transforman en placa y que dañan a los dientes.  En concreto, esta enfermedad provoca una desmineralización del diente que hace que se vaya picando con el paso del tiempo.

Estas caries pueden darse tanto en los dientes de leche como en los posteriores. Además, en el caso de que las caries se den antes de los 6 años, éstas se denominan caries de primera infancia.

Para poder detectar  una caries infantil debemos estar ante  los síntomas que pueden aparecer en el menor, como pueden ser los siguientes:

  • Apertura de pequeñas cavidades de color oscuro en los molares
  • Cambio de color en el diente ( marrón o amarillo)
  • Fractura en los dientes
  • Falta de apetito
  • Infamación en la cara
  • Dolor en la zona
  • Dificultades al comer.

Causas de la aparición de caries en niños

Las caries pueden aparecer por diversas causas e incluso por varias de ellas a la vez, por lo que para poder prevenirlas es fundamental conocer cuáles son las posibles causas de la aparición de caries.

Una Higiene Bucodental Deficiente

Una de las causas principales de la aparición de caries es una mala higiene bucodental. Ya sabemos que la acumulación de placa bacteriana provoca esta enfermedad, por lo que es vital realizar un buen cepillado para eliminar cualquier resto de comida.

Por todo ello, es fundamental que hasta los 5 o 6 años los padres supervisen concienzudamente el cepillado del niño, sobre todo por las noches, ya que es cuando las bacterias afectan más a la boca.

Consumo de Azúcar

Cuando existe una ingesta excesiva de azúcar también existe un alto riesgo de aparecer caries.  Esta causa suele ser la primera en edades tempranas, desde los 6 meses hasta los 5 años de edad.

Esto es así, pues suelen comer demasiado azúcar y  tienen una higiene deficiente. Además, los dientes de leche están más desprotegidos por lo que son más vulnerables.

Falta de Flúor

La falta de flúor también es una causa de la aparición de caries, por ello es fundamental suplir su carencia, como por ejemplo, enjuagues o complementos orales.

Tratamiento para las caries infantiles

El tratamiento para eliminar las caries infantiles dependerá de la afección, de la dentición, de la edad del niño y, en concreto, de la evolución de la caries.  Las caries pueden evolucionar muy rápido, por lo que es indispensable acudir al odontólogo en cuanto creamos que el menor tiene caries.

No obstante estos son los tratamientos que se suelen realizar para eliminar las caries.

  • Realización de una pulpectomía, en la que se elimina la pulpa dañada y conservando la pieza dental
  • Colocación de un empaste
  • Extracción del diente definitivo o de leche
  • Endodoncia
  • Colocación de coronas.

Aunque estos sean los tratamientos a seguir y veamos que las caries pueden ser tratadas, lo ideal es prevenir su aparición. Para ello, debemos inculcar una buena educación de higiene bucodental a los niños, ya que según la OMS una buena higiene dental puede reducir la incidencia de caries hasta un 50% . Asimismo se deberá utilizar pastas y cepillos de dientes infantiles.

En caso de tomar dulces, mejor que sea con las comidas que entre ellas.

Tampoco está demás que se realicen visitas periódicas al odontólogo pediátrico para así poder determinar cuanto antes el riesgo e caries y elaborar un protocolo preventivo o resolutivo.

material implantes dentales

¿Con qué Materiales se fabrican los Implantes Dentales?

La colocación de implantes dentales son la acción más común cuando se tiene que sustituir piezas dentales. Los odontólogos escogen esta opción porque es la más duradera y segura. No obstante, esto no siempre es así, el implante que se tiene que colocar debe ser bueno y haber sido fabricado con un buen material.

Por ello, en el post de hoy os vamos a hablar de los materiales con los que se fabrican los implantes dentales para que prestéis atención a ello a la hora de tomar una de decisión en cuanto a qué implante escoger.

Recuerda que, en nuestra clínica dental, tenemos una amplia experiencia en la realización de tratamientos como implantes dentales.

Implantes dentales de titanio

Con titanio están fabricados la mayoría de implantes que encontramos hoy en día en el mercado, desde que en 1982 el Dr. Banemark empezó a estudiar este material para uso odontológico.

La elección del titanio es debido a que es uno de las mejores materiales y el que mejor resultado da, ya que con éste se consigue una gran durabilidad y además una mayor resistencia a la corrosión en el medio biológico.  Es más, si el implante está bien colocado y te has puesto en manos de un buen profesional, éste puede durarte de por vida.

Pero éstas no son solo las únicas características por las que el titanio es valorado como uno de los mejores materiales para fabricar implantes, sino que además proporciona un alto grado de biocompatibilidad con los tejidos naturales de la boca,  tiene una gran capacidad de osteointegración con el tejido óseo de maxilar y la mandíbula, es muy resistente a las fuerzas de masticación y además no dan lugar a alergias.

En definitiva, los implantes fabricados con titanio son una muy buena elección a la hora de rehabilitar la ausencia de un diente.

Otro de los aspectos a destacar de  los implantes de titanio es que su colocación puede oscilar entre los dos y los seis meses de duración.

Implantes dentales de zirconio

Puede suceder que el paciente al que se le tenga que realizar el implante tenga alergia o algún tipo de sensibilidad al metal, por lo que no se podría colocar un implante fabricado con titanio.

Sin embargo, para estos casos en los últimos años se han empezado a utilizar materiales nuevos, como el zirconio, para elaborar implantes con el objetivo de eliminar metales y aumentar la estética del tratamiento.

Se suele utilizar en forma de óxido de zirconio junto a otros materiales, lo que da lugar a una pieza que se asemeja a la cerámica.

Aunque este tipo de material todavía no tiene la misma fiabilidad y confianza como puede darnos el titanio y además, aún no se tiene la certeza de que éste pueda durar de por vida, el zirconio tiene unas  muy buenas características para ser utilizado en los tratamientos odontológicos.

Entre sus características podemos destacar:

  • Es un material con un alta durabilidad
  • Es un mineral con un alto grado de resistencia
  • Genera una muy buena biointegración con todos los tejidos orales
  • Resistente a la corrosión
  • Evita la formación de placa bacteriana

Sin duda, los implantes de zirconio son una muy buena alternativa para aquellos  que quieren un cuerpo libre de metales.

soluciones dientes rotos

Soluciones para un Diente Roto

La rotura de una pieza dental es una de las cusas más comunes de urgencias odontológicas. A priori, se puede pensar que este tipo de incidentes son más habituales en los niños, pero nada más lejos de la realidad, los adultos también las sufren a menudo.

La fractura de un diente se puede deber a diversas causas, pero las más comunes son consecuencia de morder alimentos muy duros, de tener un accidente o por darse un golpe al practicar algún deporte.

Sea cual sea la causa, tener un diente roto es algo que preocupa a los pacientes mucho, pues afecta, no solo a la estética, sino también a la hora de comer y masticar. No obstante, en la medicina moderna que disponemos hoy en día existen varios métodos para reparar un diente roto y que éste quede como nuevo y a continuación te los contamos.

Soluciones para reparación de un diente fracturado

Cuando se rompe o fractura una pieza dental, lo primero que hay que hacer es acudir al dentista. Éste, dependiendo del tipo de fractura que se tenga, te propondrá una solución concreta para repararlo.

Entre las soluciones para reparar un diente fracturado podemos encontrar las siguientes:

  1. Coronas

La utilización de coronas para reparar los dientes rotos es algo muy común, sobre todo cuando se trata de fracturas severas o cuando hay caries. Son una buena opción puesto que cubren toda la región afectada y restauran la apariencia total del diente.

Asimismo, las coronas son más gruesas de las carillas al estar hechas de metal, porcelana y cerámica. En nuestra clínica dental ofrecemos la implantación de coronas.

  1. Carillas

Las carillas son la opción favorita por los pacientes, ya que no solo son utilizadas para solucionar un diente fracturado, sino también para solucionar problemas estéticos.

En cuanto a dientes fracturados se refiere, estas carillas suelen utilizarse, sobre todo, cuando hay pérdida total del diente.

Las carillas son unas finas láminas diseñadas a medida que se colocan sobre la pieza rota para recuperar no solo su función masticatoria sino también su estética.

En cuanto al material con el que están hechas podemos señalar que las carillas están fabricadas con porcelana o material de resina compuesta. Además es importante añadir, que éstas  piezas se hacen a medida.

Las carillas dentales son otro de los tratamientos más demandados en nuestra clínica dental, ¡consúltanos!

  1. Implante dental

Otra opción para solucionar una fractura dental es utilizar un implante dental. En estos casos se realiza un proceso muy sencillo en el que se extrae el diente fracturado y se sustituye por un implante dental.  Siempre se tiene en cuenta la estética de los demás dientes.

Como “pero” hay que recalcar que el precio de los implantes dentales no es precisamente barato, por lo que si ves alguna oferta extraña o con un precio anormalmente reducido, sospecha! Os hablamos sobre ello y más aquí.

  1. Adhesión dental

Sin duda una forma de solucionar una fractura de un diente, especialmente si ésta es leve, es la utilización de la adhesión dental.

Este tratamiento sencillo consiste en utilizar un chip de material compuesto para reparar el diente y mejorar su estética, a continuación se utiliza una luz azul para endurecer el producto y fijarlo al diente.

  1. Tratamiento de conducto

Puede suceder que en determinados dientes rotos o con alguna fisura se pueda crear una infección en el hueco del diente. Pues bien, para poder reparar el diente lo primero que hay que hacer es curar esa infección y  para ello se realiza un tratamiento de conducto.

Una vez eliminada la infección, el odontólogo colocará una corona para arreglar el diente fracturado.

  1. Empastes

Sin duda el procedimiento más conocido para arreglar temporalmente un diente roto, fracturado o con caries, es el de la utilización de empastes.

Pues bien, este tratamiento es uno de los más comunes, más seguros e indoloro de todos los tratamientos que se pueden realizar para reparar un fractura dental.

En concreto, consiste en reparar el diente con un material de restauración.

  1. Selladores dentales

Otro de las soluciones para la reparación de los dientes fracturados es la de la utilización de selladores dentales. Este tratamiento se utiliza en aquellos casos que hay infección en el diente y cuando hay un agujero en la pieza dental.

Además, los selladores no solo reparan  el diente sino que actúa de barrera ante las bacterias que provocan caries y que dañan los dientes.

  1. Cirugía

Por último, nos podemos encontrar en el caso de que no quede prácticamente nada del diente donde poder colocar una solución para el diente roto, o que la raíz del diente se haya visto afectada.

Pues bien, en estos casos no queda otra que la utilización de la cirugía para extraer el diente por completo (las partes que quedan de él) y la raíz, para luego colocar un implante dental.

bruxismo infantil

Bruxismo Infantil: Síntomas, Causas y Tratamientos

A continuación os vamos a hablar del bruxismo, un trastorno muy común en nuestra sociedad. Se ha determinado que al menos un 20% de la sociedad en España sufre bruxismo, al menos una vez en su vida.

Esta patología, que es muy molesta y desesperante, no solo afecta a los adultos, sino que también hay niños que la pueden sufrir, por eso en el artículo que os traemos hoy os vamos a hablar del bruxismo en niños.

Recuerda que, en nuestra clínica dental, estamos especializados en tratamientos de bruxismo, ¡consúltanos!

¿Qué es el Bruxismo y cuáles son sus causas?

El Bruxismo es una patología de la boca en la que la mandíbula realiza movimientos no funcionales durante el día y/ o la noche de forma involuntaria.  En estos movimientos los dientes de la parte superior y los de la inferior entran en contacto provocando lo que se conoce como fricción o rechinamiento.

En concreto, el bruxismo infantil suele aparecer entre los seis y los diez años, justo coincidiendo con la caída de los dientes de leche y la aparición de los dientes definitivos.  La dentición es, por tanto, una de las causas de la aparición de este trastorno, pero no la única.

Otra de las causas que están asociadas al bruxismo son todas aquellas que tangan ver con razones mentales y emocionales.  El estrés y la ansiedad son una de las causas más habituales. Aunque no parezca que los niños sufren estrés, la realidad es que sí que pueden padecer ciertos episodios estresantes.

Por ejemplo, puede que les genere ansiedad alguna situación en el colegio, tener un hermano recién nacido, una mudanza o la separación de los padres, es algo que les puede afectar mucho.

Por último, también pueden causar bruxismo motivos físicos, como una malformación dental,  sonambulismo, terrores nocturnos o parásitos intestinales que dan lugar a nerviosismo.

Síntomas

En cuanto a los síntomas, éstos son bastante visibles y fáciles de detectar. Podemos encontrar alguno de los siguientes:

  • Apretamiento de la mandíbula
  • Rechinamiento de los dientes
  • Golpeo intermitente de los dientes
  • Dolor de la mandíbula e hinchazón, lo que provoca que no quiera comer o lavarse los dientes.
  • Dolores de cabeza u oídos
  • Alteración del sueño

Las consecuencias de padecer bruxismo son el desgaste del esmalte dental,  aumento de la sensibilidad de la temperatura, dolor facial, astillamiento de los dientes o problemas en la articulación temporomandibular.

Tratamientos contra bruxismo

Ante la mínima sospecha de que se está padeciendo bruxismo infantil, se debe de acudir a un odontólogo para empezar un tratamiento adecuado.

Para tratar el bruxismo se suele utilizar una férula de descarga para reducir el efecto sobre los dientes y evitar el dolor. Esta férula puede ser de silicona o una placa miorrelajante.

En algunos casos es aconsejable, además de llevar la férula, contactar con un fisioterapeuta para ayudar a relajar la tensión de  los músculos  de la mandíbula.

Además de acudir a un dentista profesional, como la mayoría de los trastornos de bruxismo son causados por motivos psicológicos y emocionales, hay que acudir a un profesional en este ámbito para encontrar su causa y poder erradicarla.

A su vez, se aconseja que los niños que sufren bruxismo infantil  disminuyan drásticamente la actividad física antes de ir a la cama y que no utilicen ordenador, móviles o cualquier aparato tecnológico que pueda alterarles. Es recomendable, entonces, antes de ir a dormir darles un baño caliente o leerles un cuento.

La mayoría de los niños superar el bruxismo con el tratamiento, no obstante es aconsejable acudir a revisión al odontólogo para mantenerlo a raya o prevenir que pueda volver a aparecer.

retraccion encias

Retracción de las Encías: causas, síntomas y tratamiento

Una patología muy común es la retracción gingival o también conocida como la pérdida de encías. Esta patología provoca la pérdida de hueso o encía, como su propio nombre indica y deja al descubierto parte de la raíz del diente.

Se trata de un proceso gradual que afecta a personas de cualquier edad y no solo conlleva unas consecuencias estéticas, sino también funcionales, ya que una vez que se pierde ya no se puede volver a recuperar.

Como sabemos la retracción gingival preocupa a muchas personas, a continuación os contamos lo que se debe saber sobre ésta.

Causas de la retracción gingival

Como es una afección que preocupa a muchas personas, de lo primero que vamos a hablar es de las causas de su aparición:

  • Cepillado Agresivo: Una de las cusas de la disminución de encías es la utilización de forma prolongada de un cepillo muy duro o que esté en mal estado.
  • Edad: El paso de los años puede permitir que los tejidos bucales de debilites haciendo que las encías se encojan.
  • Genética: Hay personas que por su genética están más predispuestas a padecer enfermedades bucales que derivan en esta afección.
  • Cambios hormonales: Las mujeres, por los cambios hormonales derivados de la pubertad, embarazo o menopausia, pueden provocar que las encías estén más sensibles y ello conlleva a que se de esta afección.
  • Inflamación y/o sangrado de encías. Salud bucal deficiente
  • Periodontitis. Esta enfermedad bucal que provoca que las encías se encojan formando bolsas puede provocar la retracción de la encía.
  • Mal posición dentaria: Si las piezas están mal alineadas puede realizar un incorrecto contacto con las demás piezas y provocar que las encías se disminuyan.
  • Ortodoncia convencional: En algunos casos, cuando los pacientes tiene puesta una ortodoncia pecan de lavarse los dientes y las encías constantemente y esto provoca la retracción de la encía.
  • Tabaco: Si fumas tienes más posibilidades de padecer retracción de las encías.
  • El bruxismo y la presencia de pircings en el labio o en la lengua.

Síntomas de la retracción gingival o efectos

Alguno de los síntomas que pueden aparecer con esta afección son los siguientes:

  • Encías hinchadas
  • Mal aliento continuo
  • Aparición de caries dentales
  • Encías sangrantes
  • Pus que sale del borde de las encías o dientes
  • Dientes flojos
  • Dientes con sensibilidad al frío y al calor
  • Dolor al cepillarse o masticar.
  • Separación de la encía del diente.

Tratamiento para la retracción gingival

Como ya hemos comentado al inicio del artículo, una vez que se pierde la encía ya no vuelve a crecer, por lo que lo mejor es tomar medidas para evitar llegar a esta situación. Por ejemplo, sabemos que una de los causantes es la acumulación de placa, por lo que tendremos que tener una buena higiene. También se deberá evitar el tabaquismo o el cepillado excesivo.

En caso de padecer retracción gingival es fundamental que se detecte cuanto antes ya que así obtendremos un mejor pronóstico. Esto quiere decir que es fundamental detentarla al inicio. Para ello, es fundamental acudir al dentista de forma periódica.

Los pasos que se deben seguir para tratar la retracción gingival son los siguientes:

Primero, se deberá detectar cual es el causante de la afección y después se eliminará. Dependiendo de cuál es la causa de la retracción gingival se tendrá que realizar un tratamiento u otro. Se puede realizar tratamiento simplemente para mejorar la limpieza bucal, como raspados o alisados de las encías.

Tras dicha eliminación si el dentista lo ve conveniente se podrá plantear una técnica de microcirugía periodontal, que consiste en un cubrimiento de la encía utilizando tejidos del propio paciente.

tipos cirugia dental comunes

Tipos de Cirugía Dental más Comunes

Las patologías que afectan a nuestra salud bucal pueden ser realmente importantes. Así, si no se previene de manera adecuada, podemos encontrarnos con un problema serio. Por eso, siempre incidimos en la prevención para evitar complicaciones.

Tal es así que, llegado el caso, puede que sea necesario pasar por quirófano, con el fin de solucionar dicha enfermedad o problema. ¿Pero cuáles son las cirugías más comunes? ¿Qué es lo que el paciente suele necesitar más a menudo? En este artículo, nos queremos centrar en los diferentes tipos de cirugía dental más frecuentes.

Las Cirugías Dentales más frecuentes

Ya sea por una enfermedad periodontal, gingival o por la pérdida de una pieza dental. Podemos encontrar diferentes causas por las que se requiere de una cirugía. La mayoría de estos tratamientos los realizamos en nuestra clínica, ¡recuérdalo!

Implantología Dental

La implantología dental es uno de los tratamientos de cirugía dental más frecuentes. Cuando una pieza dental es irrecuperable o sus funciones se pueden ver mermadas, la mejor solución es la de colocar un implante dental.

Para poder realizarla, se necesita que haya un soporte óseo en el que soportar el implante. En el caso de que no sea así, el primer procedimiento consiste en la regeneración de tejido, elevando el seno maxilar. Una vez superado este paso, se produce un apertura en la encía, donde se coloca el implante, junto con el pilar y la prótesis.

Este proceso puede finalizar otras 2 o 4 meses en total, donde la oseointegración del implante será fundamental. Para más información sobre implantología dental, ¡consulta aquí!

Endodoncia

La endodoncia es una de las cirugías dentales más comunes al tratar las caries extendidas. Así, en los casos más graves se produce una inflamación o muerte de la pulpa dental. En este tipo de casos, lo que hay que hacer es lo que comúnmente se denomina “matar el nervio”.

Tras la anestesia local, el tratamiento consiste en realizar un agujero en la corona del diente para alcanzar la pulpa, la cual se extrae y se aísla. Luego, se cierran los conductos con material inerte, con el fin de preservar la pieza dental.

Apicectomía

La apicectomía es una de las operaciones más habituales en el campo de la cirugía oral. Es necesaria cuando hay una infección grave en la pieza del diente. La infección llega a la ápice de ña raíz. El tratamiento consiste en retirar la zona apical de la raíz, así como toda zona infectada que se encuentre en torno a ella.

La operación consiste en la apertura de la encía y eliminación hueso que cubren el ápice. Con la raíz descubierta, se retira en ápice y los tejidos infectados. Finalmente, los conductos se rellenan con material inerte, sellándose por completo e incluso realizando un injerto óseo, en caso de que fuera necesario.

Sirve para mantener la pieza dental, en el caso de que otros tratamientos, como la endodoncia no hayan tenido éxito o el problema venga delimitado por una fractura de tipo radicular. En nuestra clínica dental, uno de los tratamientos que ofrecemos es el de la apicectomía, ¡consúltanos!

Exodoncia

En algunos casos, no se puede preservar una pieza dental. Es más, puede haber muchas razones para que se retire. Puede deberse por una infección muy grave como una caries avanzada, una fractura que no se puede corregir e incluso por la aparición de un quiste o un tumor.

Independientemente del motivo, la cirugía que se lleva a cabo para la extracción de una pieza dental es la exodoncia. Para la cirugía, se aplica anestesia local, tras lo cual se procede a sujetar la pieza, extirpándose mediante un movimiento de vaivén para relajar la encía.

Si necesitas una exodoncia, puedes solicitar más información acerca de este tratamiento aquí.

Gingivectomía

Las enfermedades gingivales también pueden suponer un grave problema que solo se puede solucionar mediante un tratamiento quirúrgico. Es lo que sucede cuando la encía queda especialmente dañada por la acumulación de placa bacteriana entre el diente y la encía.

En estos casos, la placa puede destruir el hueso de soporte, por lo que es necesario reducir o eliminar la bolsa periodontal que ahí se encuentra. La gingivectomía es precisamente ese proceso, en el cual se realiza una escisión de la encía, extirpando parte del tejido de la encía y la bolsa periodontal adyacente.

Como puedes ver, la cirugía oral tienen multitud de soluciones a problemas bucales de gran importancia.

regeneracion tejido soporte dentario

¿Cuándo se necesita la regeneración de tejidos dentarios?

Al igual que nos cuidamos nuestro cuerpo y nuestra piel, la salud bucodental debería ser también una prioridad para nosotros, ya que una mala higiene de nuestra boca puede conllevar a la aparición de diferentes enfermedades importantes, como ya hemos comentado en alguno de nuestros artículos.

Para paliar estas enfermedades o para poder dar una solución a las consecuencias derivadas de éstas, los profesionales aplican diferentes tratamientos y técnicas. De entre todos los tratamientos nos encontramos uno que suele ser bastante común en el día a día de un odontólogo y es la regeneración de tejidos de soporte dentario.

¿Pero cuándo es necesaria la regeneración de tejidos de soporte dentario? Pues bien, hoy nos centramos en contestar a esta cuestión.

¿Qué es la regeneración de tejidos de soporte dentario?

En lo primero que nos vamos a centrar es en explicar qué es o en qué consiste la regeneración de tejidos de soporte dentario.

Pues bien, la regeneración es la reconstrucción o reproducción de una parte dañada o perdida. En sí, es la regeneración de los tejidos de los soportes dentales.

Podemos encontrar varias técnicas de regeneración de tejidos de soporte dentario: La regeneración tisular guiada y la de injertos óseos. La primera de ellas es la que más adeptos tiene, puesto que ha demostrado tener más beneficios que la otra en cuanto a reducción de profundidad de sondaje, ganancia de inserción clínica o relleno de los defectos intraoseos. Esta técnica consiste en la aplicación quirúrgica de una membrana biocompatible que contiene unas propiedades que hacen que la regeneración sea efectiva.

Asimismo, esta técnica es complicada, por lo que es principal contactar con un profesional especializado en la regeneración de tejidos para que ésta se realice correctamente y no se tenga ningún problema.

¿Qué la causa y cuando es necesaria?

La regeneración de tejidos de soporte dentario es necesaria para aquellos pacientes que han perdido alguna pieza y su soporte óseo y en los que no se podría colocar un implante de otra forma.

Por tanto, ya sabemos que la técnica de regeneración de tejidos de soporte dentario se da cuando se ha perdido una pieza, pero: ¿Cómo se pierde una pieza o su soporte oseo?

Esta es otra de las preguntas que suelen hacernos los pacientes y bien, la perdida de piezas o soporte óseo la mayoría de las veces viene derivada de una enfermedad periodontal, en concreto de la periodontitis, que es una enfermedad que conlleva un proceso inflamatorio de origen bacteriano que va deteriorando todos los tejidos.

Por otro lado, también se pueden encontrar casos de perdida dental en personas de edad avanzada o aquellas que padecen osteoporosis o fuman.

Por todo , para evitar este tipo de problemas, es fundamental tener una buena higiene dental y sobre todo llevar un control con un profesional. Además, si crees que tienes periodontitis es fundamental acudir en cuanto aparezca al odontólogo para poner un tratamiento y evitar la perdida de piezas.

diferencia puente implante dental

Diferencias entre Puente e Implantes Dentales

A lo largo de nuestra vida nos puede suceder que uno de nuestros dientes nos falte. Esto puede ser debido a que se dañe dada a la debilidad de éstos o que se caiga por alguna deficiencia o enfermedad periodontal.

En estos casos, cuando un paciente nos viene a la clínica para que le solucionemos el problema y le sustituyamos la pieza que le falta, le explicamos que existen dos tipos de tratamiento: O bien incorporando un implante o un puente.

Ambos tipos de pieza son diferentes aunque su funcionalidad es la misma: Sustituir al diente que falta. En el articulo de hoy os contamos cuál es la diferencia entre un implante y un puente.

¿Qué es un implante?

Un implante es un pequeño tornillo de titanio que se inserta en el huesco mandibular del paciente y que a diferencia del puente dental, éste sustituye la raiz de la pieza, lo que evita que la pérdida del diente afecte al hueso.

Además, al implante es necesario colocarle encima una corona dental que simule la forma del diente perdido. En este caso, unicamente se inserta el implante en el hueco que ha dejado la pieza que falta y no es necesario tallar el diente.

En nuestra clínica dental, tenemos una amplia experiencia en implantes dentales, ¡consúltanos!

¿Qué es un puente dental?

En cuanto al puente dental, éste es un conjunto de coronas que simulan la forma de varios dientes perdidos.

Para colocar un puente dental es necesario tallar los dientes de la persona reduciendo así su tamaño, para poder fijar encima de éstos. El material que se utiliza para fijar el puente es cemento dental.

Otra característica de los puentes es que éstos son fijos, por lo que al única forma de retirarlos después de su soldadura es a través de un dentista.

Puedes saber más sobre el tratamiento de puente dental que ofrecemos en nuestra clínica aquí.

Diferencias entre implante y puente dental

Como hemos visto ante un mismo problema, la pérdida de un diente, existen dos soluciones, ya sea colocar un implante o colocar un puente, pero no sabemos cual de las dos opciones es mejor, por ello a continuación vamos a ver las ventajas de uno y de otro.

Durabilidad

Uno de los aspectos a los que debemos prestar atención es a la duración y resistencia del diente. Pues bien, si nos centramos en los puentes, éstos, al colocarse encima de los dientes naturales, no tienen tanta resistencia y siempre van a depender de éstos, por lo que si los dientes naturales sufren alguna complicación bucodental o se dañan , el puente puede verse afectado.

Sin embargo, los implantes son más duraderos y estables a largo plazo ya que se fijan a través del tornillo que sustituye a la raíz del diente.

Estética

Otro de los aspectos que el paciente da mucha importancia es al resultado estético. En este caso, debemos decir que tanto el puente como el implante dan un muy buen resultado estético y una muy buena funcionalidad estética, por lo que cualquiera de las dos opciones sirven si queremos que nos quede una bonita dentadura.

No obstante, si que debemos añadir que entre ambas opciones, la mayoría de pacientes escogen el implante, ya que el resultado proporciona un aspecto más natural, algo que persiguen muchas personas.

Tallado Dental

Algo que decanta al paciente entre una u otra opción es el tallado de los dientes. Como hemos explicado anteriormente, cuando se coloca un puente es imprescindible que se tallen los dientes y este tallaje puede conllevar alguna desventaja.

Entre los inconvenientes que podemos encontrarnos al tallar el diente podemos señalar que se corre el riesgo de dañar las piezas originales y, sobre todo, que una vez talladas las piezas no hay vuelta atrás, es decir, que la pieza estará tallada de por vida, por lo que siempre va a tener que estar cubierta por una corona o un puente. Sin embargo, en el caso de los implantes esto no sucede ya que no se talla el diente.

Precio

Sin lugar a dudas uno de los elementos imprescindibles que todo paciente estudia para poder escoger la mejor opción en un tratamiento es el precio.

En el caso que nos ocupa, existe una gran diferencia en el precio entre la colocación de un puente y la de un implante. El primero de ellos es mucho más económico que el segundo. Es decir, a pesar de tener menos ventajas el puente dental, éste es mucho más barato que el implante.

Como puedes ver, a pesar de tratar un problema similar, la solución que se aporta es totalmente diferente entre los implantes y los puentes dentales.

restauracion odontologica

Restauración Odontológica: qué es y tipos

Tener unos dientes perfectos es algo que obsesiona a muchas personas. Es más, casi nadie está a gusto con su dentadura o no le gusta como es el tamaño de sus dientes, la separación entre los mismos o el color del esmalte, y si a eso le añadimos que puede que alguno de los dientes pueda estar dañado y pierda su funcionalidad, todavía encontramos más inconformistas con su dentadura.

Pues bien, hoy os vamos a hablar de una solución a este problema tan común: la restauración odontológica. ¿Te interesa? Pues sigue leyendo.

¿Qué es la restauración odontológica?

Como podemos adivinar, la restauración odontológica o dental tiene como finalidad la reconstrucción total o parcial de un diente que ha sido dañado, bien por una destrucción, fractura, desgaste o afección , así como también devolver la finalidad al mismo.

En definitiva, es una técnica que rellena el diente y le da la forma esperada recuperándolo completamente.

La restauración odontológica se suele utilizar en los siguientes casos:

  • Dientes que se han oscurecido, pigmentado o decolorado
  • Dientes que tienen defectos en el esmalte
  • Dientes que se han desgastado por la masticación
  • Dientes que están separados
  • Dientes que se han caído.

Si tienes alguno de estos problemas, puedes ponerte en contacto con nosotros, ¡consulta nuestros tratamientos de odontología conservadora!

Tipos de restauración odontológica

Dependiendo de cada caso concreto, del tipo de daño en el diente y si la restauración va a ser total o parcial, el odontólogo va a utilizar una u otra técnica, por ello debemos conocer cuáles son las técnicas o los tipos de restauración odontológica más comunes.

Obturaciones

Una de las opciones de restauración odontológica es la de las obturaciones, una técnica directa que se suele realizar en una sola sesión.

Las obturaciones no son algo muy raro, sino que son los conocidos empastes y son utilizados generalmente en aquellos dientes que presentan caries. Estas obturaciones se colocan en un estado blanco, a continuación se endurecen y así se amoldan a la boca y al espacio de la pieza dental que se debe cubrir.

En cuanto a los materiales que se suelen utilizar para este tipo de restauración, podemos encontrar la amalgama o composite.

Incrustaciones

Otra de las opciones de restauración central son las incrustaciones que son una técnica indirecta de restauración odontológica.

Esta técnica consiste en utilizar pequeñas piezas rígidas para sustituir los dientes o las partes del diente que se han perdido. Normalmente se suele utilizar incrustaciones en aquellos casos de dientes con caries que han sido levemente agrietados o fracturados.

En cuanto a los materiales de estas piezas podemos señalar que lo más común es que se utilice metal, resina o porcelana.

Frentes laminados

Los frentes laminados, o también conocidos como carillas, son una de las opciones más conocidas de restauración odontológica.

Algo que caracteriza a esta técnica es que su fabricación es muy fácil y da un muy buen resultado estético. En concreto, se trata de unas finas láminas que se adhieren a la parte externa del diente, por lo que al requerir una estructura mínima del diente para ponerlas es una técnica ideal para piezas que han perdido color, oscurecidas, desgastadas, que tienen una gran separación entre ellas o incluso que tienen tamaños desiguales.

Además, estas carillas suelen colocarse en los dientes delanteros y suelen estar fabricadas con porcelana.

Coronas

Por último, podemos encontrar la utilización de coronas o fundas coronarias que son otra de las técnicas más habituales en la restauración odontológica.

Esta técnica se puede utilizar en casos en los que se necesite una restauración completa o parcial. En concreto consiste en elementos que son fabricados a medida según la anatomía de la pieza dental dañada y que son colocados encima del diente. Para la sujeción de la corona el dentista suele desgastar el diente natural.

Sin ninguna duda este tipo de técnica es muy bien acogida por los pacientes, ya que da un buen resultado estético y puede realizarse a gusto del mismo.